Distinto o

Hoy vamos a saber un poco más sobre el trabajo de Distinto o, que tiene a su cargo transmitir a los más pequeños los conceptos acerca de la reutilización y la experimentación con aquello que nos encontramos a través de las actividades Nanomakea. Llevará a cabo dos sesiones, la primera “Experimentadores” este domingo 10 de Noviembre y la segunda sesión “Estampa tú mismo, pero hazlo conmigo” para el domingo 17 de Noviembre.

Distinto o es Andrea Furlán (Córdoba, Argentina), le gusta definirse como artista multidisciplinar, formaliza sus obras a través de joyas o esculturas realizadas a partir de desechos. En esta edición de Rehogar ha participado con sus propuestas Joyita Basura y Desechos con Arte.

Rehogar 2013 / Joyitabasura by Distintoo

_MG_3643

Pero más allá de su faceta de artista, es madre, y una de sus preocupaciones es como enseñar y aprender de los más pequeños, provocar su imaginación y permitir que se desarrollen y crezcan a través de la creatividad.

Andrea nos dice así “… nacemos preparados para imaginar y cuando hay imaginación probablemente hay ganas de crear, es en nuestro entorno que poco a poco a medida que crecemos vamos perdiendo nuestro potencial, se va diluyendo, al principio en el hogar, luego en la escuela, hasta llegar a todos los ámbitos a medida que crecemos. Nos preocupa que nuestros niños aprendan a leer, escribir, saber de matemáticas y cada vez más, queremos niños inteligentes. Pero necesitamos niños creativos, porque cuando crean son libres y viceversa, necesitamos  niños capaces de ser creativos para cambiar, para transformar, para evolucionar.

Cuando un niño crea, se expresa, y no sólo expresa lo que entiende de su entorno, si no que también expresa lo que siente, lo que le pasa, lo que le inquieta, lo que le emociona, sus miedos y sus alegrías. Crear se transforma en un proceso humano para trasladar los pensamientos y las emociones.

Desde la escuela, salvo algunas excepciones, neutralizamos a nuestros niños para potenciar esa capacidad creadora, están en aulas cuadradas, sentados mirando hacia el frente, con niños de su misma edad. Salvo los maestros, los niños pasan sus horas en mayor medida con niños de su misma edad, no teniendo oportunidad de aprender de los mayores como debería ser en cualquier comunidad. Exceptuando el tiempo de recreos y actividades deportivas o artísticas, tienen que pasar sus horas quietos, callados, y prestando atención. Y tal vez cuando llegue el momento de la actividad artística, todos tengan que hacer el mismo trabajo, cortando así toda oportunidad de ser libres y creativos. Y así el arte pierde todo su sentido. Porque el arte es una herramienta que sirve como canal para liberar la creatividad.”

Andrea ya ha preparado su caja de herramientas e instrumental de experimentación sensitiva para despertar el espíritu makeador de los más pequeños. Los nanomakeadores son el futuro.

999397_529777460403535_498321628_n